Juegos Juegos de mesa

Un rompecabezas mágico

Foto: Pixabay.

CUBO DE RUBIK · ERNO RUBIK · HUNGRÍA 1974

¡Clac-clac-clac! Empieza el juego. Un cubo, seis caras, nueve cuadrados en cada cara y un número infinito de movimientos para conseguir que cada lado del cubo sea de un único color. Bueno, infinito no: solo existen más de 43 trillones de formas de combinar las piezas, lo que convierte el cubo de Rubik en un juguete incansable. ¡Clac-clac-clac-clac!

En el fondo es como seguir una coreografía: cuando aprendas los pasos, no habrá cubo que se te resista. ¡Clac-clac-clac! Primero de todo, debes completar una cara con todas las piezas del mismo color. A partir de ahí, si sigues los movimientos adecuados, el resto de caras irán apareciendo. ¡Clac-clac-clac! Ahí va otra cara.

En internet encontrarás miles de páginas, vídeos y tutoriales que te cuentan cómo resolver el cubo desde cualquier posición.

El inventor de este pequeño gran ingenio fue el húngaro Erno Rubik, escultor, arquitecto y profesor. Creó el cubo para enseñar a sus alumnos los objetos tridimensionales y el invento acabó convirtiéndose en uno de los juguetes más populares del mundo. ¡Clac-clac-clac! Desde su invención en 1974, se han vendido centenares de millones de ejemplares de todas las formas y tamaños.

El juguete ha inspirado una nueva corriente artística: el cubismo de Rubik, que utiliza los cubos como si fueran piezas de un mosaico para pintar obras de arte.

El cubo clásico tiene tres capas pero hay versiones con dos, cuatro, cinco… y hasta con 22 cuadrados por capa (solo apto para genios como Sheldon Cooper). Los hay desplegables, en forma de pirámide e incluso existe una versión esférica. Erno Rubik tardó un mes en resolver el juego que él mismo había creado. Hoy en día, el récord del mundo de speedcubing está en menos de cinco segundos. ¡Clac-clac-clac!

En todo el mundo se celebran campeonatos de cubo de Rubik con distintas categorías: completar el cubo por parejas, con los ojos vendados, con una sola mano, con los pies…

¡Clac! Y con este ya van veinte movimientos. ¡Reto superado! Azul, rojo, naranja, verde, amarillo y blanco. ¿El secreto del Cubo de Rubik? Cualquiera puede jugar y divertirse con él… ya sea montándolo o desmontándolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*