Arte y literatura

Asesinato en el laberinto

Imagen: Geraldine Dukes (Pixabay)

—Prueba con el laberinto —le aconsejó. […]

—Ah, ¿te refieres a nuestro laberinto? […]. No es mala idea. Como bien dices, seguro que nadie me molesta si me instalo en alguno de los dos centros.

Además, ahora mismo quiero disfrutar de todo el aire fresco que pueda. Será mejor estar fuera que en ningún sitio de la casa. […].»

 

Famosa por su belleza, la finca Whistlefield, propiedad de Roger Shandon, alberga un fascinante laberinto de setos cuyo recorrido conduce a dos centros distintos. Cuando comienza la historia, el hermano gemelo de Roger, Neville Shandon, un abogado de prestigio, está pasando el fin de semana en la finca, donde se prepara para un caso importante.


J.J. Connington es el seudónimo de Alfred Walter Stewart, un químico británico y novelista a tiempo parcial que escribió novelas de detectives y una obra pionera de ciencia ficción


Asesinato en el laberinto es la tercera novela de J. J. Connington, y la primera protagonizada por Sir Clinton Driffield, jefe de policía de un condado ficticio, que aparecerá en el resto de sus novelas de detectives. La trama tiene los ingredientes fundamentales de una buena novela de misterio: un crimen aparentemente inexplicable, un número moderado de sospechosos y un detective con un compañero leal, su particular Watson, que le sirve como contrapunto durante la investigación.


El trabajo más reconocido de Stewart es su novela de ciencia ficción «Nordenholt’s Million», en la que unas bacterias hostiles al crecimiento de las plantas se vuelven locas y destruyen la agricultura mundial


¿Alguna vez te has perdido en un laberinto? Pues prepárate para perderte en el de Whistlefield, dentro del cual aparecen los cuerpos sin vida de los dos hermanos Shandon. La misteriosa identidad del asesino no resulta nada obvia, pero Driffield nos guía para que le acompañemos y averigüemos las disputas, envidias y demás asuntos que esconden el móvil del crimen y al asesino.