Arte y literatura

Una historia de terror demasiado cotidiana

 

MONSTRUO DE OJOS VERDES
JOYCE CAROL OATES. EDICIONES SM, 2005.

Francesca Pierson (Franky) es una chica de 15 años que vive con sus padres, su hermana pequeña, Samantha, y su hermanastro, Todd. Su padre es un comentarista deportivo que tiene éxito y dinero. Los Pierson son una familia feliz… hasta que la madre de Franky desaparece.

La desaparición de su madre hace que Franky eche la vista atrás y recuerde que últimamente estaba más callada, llevaba pañuelos en el cuello y mangas cada vez más largas… Algo había estado pasando en su casa y ella no se había dado cuenta. ¿O sí? ¿Acaso no escuchó los gritos aquella noche de tormenta?


El monstruo al que alude el título se parece un poco al de «Un monstruo viene a
verme», pues ayudará a Franky a afrontar sus miedos y salir de situaciones difíciles


Al margen de la intriga de la trama, que gira en torno al paradero de la madre y los meses previos a la desaparición, lo más interesante de esta novela es la evolución de Franky, que pasa de echarle la culpa de todo a su madre, como toda adolescente, a tratar de comprenderla.

Y es que la situación de Franky y su hermana no es nada fácil. Sus padres les han dado versiones contradictorias sobre lo que está sucediendo y ellas no saben a qué atenerse. Será necesario que pase un poco de tiempo para que Franky y su hermana tengan su propio criterio.


Otras novelas juveniles de Joyce Carol Oates son «Como bola de nieve» y «La vida después del colegio y otros cuentos»


La novela de Oates muestra que, a veces, los padres –o las madres– se parecen un poco a las madrastras de los cuentos y, sobre todo, que aunque los hijos estamos acostumbrados a que nuestros padres cuiden de nosotros, ellos también necesitan que nos preocupemos por ellos.