Cine y series

Rompiendo los límites

© DisneyRALPH ROMPE INTERNET

Rich Moore y Phil Johnston · ESTADOS UNIDOS 2018

 

Al grandullón de Ralph se le ha quedado pequeño su videojuego. Hasta ahora vivía feliz dentro de su pantalla, siendo el villano de la historia y destrozando las ventanas de un edificio que el personaje protagonista tiene que reparar. Aun así, Ralph no duda en romper los límites de la sala de juegos y saltar al ciberespacio para ayudar a su amiga Vanellope Von Schweetz.


Ralph es uno de los personajes de ‘Repara Félix Jr.’, un videojuego creado expresamente para la película e inspirado en ‘Donkey Kong’, un juego ‘arcade’ de los años 80


El universo infinito/inacabable de internet tiene su origen en ARPANET, una red de ordenadores creada en 1969 por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Estados Unidos. El objetivo de este proyecto era conectar los ordenadores de diferentes universidades e instituciones científicas para que los investigadores pudieran intercambiar información y compartir resultados. De ese modo, sus trabajos de investigación avanzarían más rápido.


Algunas personas aseguran que ARPANET era en realidad un proyecto militar, diseñado para coordinar la defensa del país en caso de un ataque nuclear


A partir de esa idea, el sistema se expandió y se convirtió en una red internacional que hoy mantiene conectadas a miles de millones de personas en todo el planeta. Redes sociales, aplicaciones de mensajería, plataformas de vídeos, webs para jugar online… pero también tutoriales y cursos a distancia, películas y obras de arte en formato virtual. En la red puedes encontrar de todo.


Las “www” que aparecen delante de los enlaces hacen referencia a la expresión ‘World Wide Web’, que en inglés significa “red informática global”


Ralph es un personaje de videojuego que decide salir de su pantalla para ver qué hay más allá. Pasa de romper los cristales de un edificio a asomarse por una ventana abierta al mundo: internet. Por eso, al sumergirse en la inmensa cantidad de información que circula por la red a toda velocidad, se embarca en un viaje de vértigo y lleno de sorpresas. Cuando te asomes a internet y descubras todas las posibilidades que se te presentan, recuerda: debes decidir si quieres destruir o construir. Igual que Ralph.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*