Cine y series

El poder de la naturaleza

@ Estudio Ghibli

LA PRINCESA MONONOKE

Hayao Miyazaki · JAPÓN 1997

 

Las películas de animación tienen algo muy especial. Recuerdan a las historias que nos contaban nuestros abuelos, en las que siempre había una moraleja que aprender. Existen grandes estudios de animación como Pixar o Dreamworks, y otros menos conocidos como Studio Ghibli, nacido de la maravillosa imaginación de Hayao Miyazaki.

Miyazaki es un director de cine de animación japonés que ha dedicado su vida a contar historias y a darles vida convirtiéndolas en películas. Entre sus obras más conocidas se encuentran El viaje de Chihiro, El Castillo Ambulante o Mi vecino Totoro, pero el universo Ghibli cuenta con una veintena de largometrajes.


En la ciudad japonesa de Mitaka se encuentra el Museo Ghibli, donde puedes pasear entre los personajes de las películas y ver cortos de animación inéditos


Sin embargo, la película que marcó un antes y un después en su carrera fue La princesa Mononoke. El filme cuenta la historia de Ashitaka, un príncipe que recibe una extraña maldición tratando de proteger a su pueblo de un espíritu maligno. El joven viaja a la Ciudad de Hierro para buscar una solución, pero al llegar allí se encuentra con una guerra entre los dioses del bosque, liderados por San, y los humanos, que talan los árboles para extraer metal de la tierra y fabricar armas. Ashitaka se verá envuelto en el combate y deberá elegir un bando y un motivo por el que luchar: la conservación del medio ambiente o el progreso de los humanos.


San es la Princesa Mononoke: fue abandonada por su familia en el bosque y criada por una manada de lobos, por eso defiende a los espíritus de la naturaleza


La princesa Mononoke se estrenó hace más de veinte años, pero ya entonces pretendía concienciar del peligro que supone romper el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza. A día de hoy seguimos siendo testigos de la destrucción que provocamos en nuestro planeta. ¿Tú qué crees: seremos capaces de encontrar ese equilibrio que nos permita convivir con los dioses del bosque?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*