Arte y literatura

El universo de Roald Dahl

© Jersey Films

ROALD DAHL

Gales 1916-1990

“Asegúrate de que todo lo que hagas sea completamente loco e increíble”, escribió Roald Dahl en su libro Matilda. Así lo hizo él: además de escritor fue aviador, espía, guionista de James Bond y se casó con una actriz de Hollywood. Al final de su vida se fue a vivir a una pequeña cabaña de la campiña inglesa a la que llamó Gipsy House [La casa del gitano], donde escribió montones de historias.

Sus padres, de origen noruego, le pusieron Roald por Roald Amundsen, el explorador que conquistó el Polo Sur

El pueblo es Great Missenden, y no está muy lejos de Londres. Fue allí donde inventó sus personajes traviesos y revolucionarios basándose en lo que había visto en su entorno. El Superzorro, llamado Fantastic Mr. Fox en la película de Wes Anderson, tenía su refugio en un árbol cercano. Hoy, en su museo, se puede tocar todo lo que el autor tenía en su habitación. Está lleno de trastos. Una gran bola formada por decenas de envoltorios de chocolatinas recuerda a Charlie y la fábrica de chocolate.

La historia de Charlie Buckett se llevó dos veces al cine. La primera, en 1971, recibió el título de ‘Un mundo de fantasía’

Dahl trabajaba dos horas por la mañana y dos por la tarde. Ese era su momento de cazar ideas. Cuando conseguía una, la escribía rápidamente por miedo a que desapareciera. Medía casi dos metros de altura y se hizo un personaje a medida: un gigante que reparte sueños a los niños.

Este personaje inmenso aparece por primera vez en ‘Danny, el campeón del mundo’ y protagoniza ‘El gran gigante bonachón’

James y el melocotón giganteLas brujas¡Qué asco de bichos! y El cocodrilo enorme son otros libros fruto de su imaginación. Este 2018 Dahl habría cumplido 102 años. El mejor regalo que se le puede hacer es seguir leyéndolo.