Cine y series

La historia de Hachiko

© Shochiku

De entre todas las películas del subgénero película con perro hay una que destaca por su especial capacidad de emocionar, y lo hace principalmente por estar basada en una historia real de un perro real.

Hachikō Monogatari (ハチ公 物語) es una película japonesa que cuenta la historia de Hachikō,  desde su nacimiento en 1923 hasta su muerte en 1935. La película se estrenó en 1987 y fue la más vista en los cines japoneses aquel año.

Hachikō nació en una granja del pueblo de Ōdate, en la prefectura de Akita, que da nombre a su raza. El profesor Shujiro Ueno era un distinguido catedrático del departamento de agricultura de la Universidad Imperial de Tokio que adoptó a Hachikō cuando era cachorro. Al principio era reacio a quedarse con él tras la pérdida de su anterior perro, pero la insistencia de su hija hizo que acabase aceptándolo. Hachikō pronto se ganó el cariño de toda la familia y del vecindario, y creció hasta volverse un fiel compañero.

Cada día acompañaba al profesor a la estación de Shibuya y regresaba a casa, para al acabar la jornada ir a recibirlo de nuevo en la estación.

Pero un día, cuando Hachikō tenía solo dos años, el profesor falleció repentinamente en la universidad. Hachiko se quedó a vivir en los alrededores de la estación esperándolo durante 9 años, hasta que murió. Se convirtió así en una muestra del significado de la amistad y la lealtad, inspirando primero a los habitantes del pueblo y más tarde al mundo entero.

En la estación de Shibuya se instaló una estatua de bronce a tamaño natural en su homenaje, donde solía sentarse a esperar. La estatua se inauguró en 1934, y el propio Hachikō estuvo presente.

Durante la Segunda Guerra Mundial la estatua se tuvo que fundir para fabricar armas. Pero tras el fin de la guerra, en 1947, se erigió otra, que es la que permanece actualmente. Las colas para hacerse fotos con él son interminables. Además el pueblo de Shibuya ha sido absorbido por Tokio, pasando a formar parte de ella como distrito, y la estación está situada junto al famoso cruce con los pasos de cebra diagonales, el equivalente al Times Square de Tokio.

En la plaza que hay enfrente de la estación, conocida como Plaza Hachikō, se le conmemora cada 8 de marzo, fecha en la que murió.

En 2009 se rodó un remake de la película ambientado en EEUU, protagonizado por Richard Gere y dirigido por Lasse Hallström, quien curiosamente parece tener una especial afición por las películas con perro, ya que en 2017 dirigió Tu mejor amigo.

El final del episodio de Futurama El perro de Fry es un clarísimo y emotivo homenaje a Hachikō. Según uno de los animadores de Wall-E (Pixar) la cucaracha, único ser vivo compañero y amigo del protagonista, espera a que vuelva de su viaje espacial en otro guiño al inolvidable Hachikō.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*